Remedios caseros para las agujetas

¿Necesitas encontrar el mejor remedio casero para las agujetas porque cada vez que practicas deporte el día después es absolutamente insoportable? Bueno, igual no tanto. Pero sí que es cierto que hay personas que son mucho más propensas a tener agujetas que otras. La razón principal es por una subida en la intensidad del ejercicio o por, directamente, ser el primer día en el que se ha propuesto empezar con él. Sea como sea, las agujetas son dolorosas y te imposibilitan apenas moverte. Por eso, en este post te contamos los 4 mejores remedios caseros para las agujetas. No lograremos evitarlas pero sí que se pase el trámite lo mejor posible.

4 remedios naturales para las agujetas

Lo defendemos mucho en esta web: un remedio casero tiene que ser eficaz y económico. Si no se cumplen estas dos características, no lo podemos considerar como tal. Cada persona es un mundo y necesita de unos gustos, por eso, te  vamos a ofrecer cuatro distintas opciones para que puedas escoger la que más te guste.

Almendras y plátanos antes del entrenamiento

Recuerda que siempre debes comer al menos una media hora antes de entrenar para dar a tu cuerpo la opción de poder ingerir todos los nutrientes necesarios. En este caso, las almendras o las nueces tienen una gran cantidad de Omega 3 y, los plátanos, cuentan con azúcar y potasio. Estos tres elementos te ayudarán a conseguir ingerir un aporte calórico alto con una digestión bastante suave. Es decir, tus músculos tendrán una fuente de nutrientes con los que se encontrarán mucho más fuertes para recibir a las temidas agujetas.

Toma un baño con tomillo, aceite de lavanda y sales

Sin duda es uno de los remedios más placentero de los cuatro que te vamos a ofrecer. Tomar un baño con estos ‘ingredientes’ te ayudará a recuperar tu musculatura mucho más rápido. La acción relajante del tomillo y de la lavanda conseguirán que tu cuerpo (y por tanto tus músculos) se relajen y entren en un estado de reposo casi absoluto. Así que, tan solo tendrás que añadir sal marina, aceite esencial de lavanda y unas hojas de tomillo.

Baño de temperatura

Tienes otra opción que no es tan agradable pero que ha sido utilizada desde hace siglos por los deportistas. Sí, te hablamos de alternar agua fría con agua caliente. Ya verás como el remedio es mucho más sencillo de lo que crees y pronto tu cuerpo se acostumbrará a ello. Lo que consigues con ello es activar de nuevo tus piernas y conseguir que vuelvan a su temperatura normal.

Date un masaje

Pero para ello no uses cualquier ingrediente que encuentres en farmacias, te bastará con el aceite de oliva. Tan solo tendrás que hacer un masaje con tus propias manos en las zonas que más hayan sufrido el desgaste deportivo. Recuerda que no debes hacer demasiada presión y que siempre debes seguir la trayectoria que marca el mismo músculo. Con este remedio lo que conseguirás es volver a hacer que la circulación en la zona esté activada de nuevo y, por supuesto, aprovechas para hidratar tu piel en abundancia.

El agua con azúcar, ¿funciona?

Sentimos decirte que la respuesta es que no. Siempre se ha dicho de tomar medio vaso de agua con azúcar justo después de un ejercicio físico para así, al día siguiente, levantarnos completamente nuevos. Eso sí, ya te avisamos de que no sirve para nada y es una leyenda. Así que, no lo utilices como acción. Lo mejor es tener tu cuerpo preparado para recibirlas con una buena alimentación y con una rutina de ejercicios diarios. Además, en caso de que las sufras, no cortes de golpe tu entrenamiento porque lo único que conseguirás es que tu cuerpo no se acostumbre nunca al esfuerzo físico.

Síntomas de las agujetas

Una vez hemos conocido los remedios naturales para evitarlas, vamos a ver cuáles son sus principales síntomas para que sepas cómo poder reconocerlas:

  • Un dolor ligero en los músculos que han ‘sufrido’ la acción.
  • Problemas para moverte con facilidad.
  • Pequeño alivio en el momento en el que el cuerpo entra en calor de nuevo tras un movimiento repetitivo.
  • El músculo se pone tenso al tocarlo.
  • Hormigueos y calambres e la zona.

Cómo evitar y prevenir las agujetas

 

Existen unos consejos a modo de prevención que podemos ofrecerte:

  • No hagas el esfuerzo físico todo de golpe. Es decir, es importante que poco a poco vayas aumentando la intensidad para que tus músculos se vayan acostumbrando.
  • Es muy importante mantenerse totalmente hidratado y tener una dieta repleta de nutrientes.
  • Olvídate en gran medida de los azúcares refinados y las grasas saturadas.
  • Muévete. Por poco que sea, haz ejercicio cada día para que tus músculos estén activos.

Las agujetas son bastante molestas pero en principio no resultan un problema demasiado grave. Eso sí, imposibilitan a la hora de seguir realizando ejercicio. Aun así, nuestro consejo es que no bajes el ritmo, sigue haciendo deporte y ve haciendo que tus músculos se vayan ‘acostumbrando’ a ello. Sigue nuestros remedios caseros para las agujetas y conseguirás que no sean para tanto.

Remedios caseros para las agujetas
Media de votos

Deja tu comentario