Remedios para la anemia

Seguro que existe más de una vez en la que te has sentido cansado o sin apenas fuerza para realizar cualquier acción. Es cierto que esto puede deberse a diferentes causas, pero una de ellas, puede ser por la anemia. En este post te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella y, por supuesto, te ofrecemos 3 remedios caseros para la anemia que te ayudarán a paliar sus síntomas.

¿Qué es la anemia?

La anemia ocurre cuando los glóbulos rojos presentes en tu cuerpo tienen un nivel de hemoglobina más bajo al habitual o, directamente, el número es realmente menor. Los glóbulos rojos son los encargados de llevar el oxigeno a tus músculos y órganos y, por ello, te puedes llegar a sentir mucho más cansado de lo habitual. Hay que tener mucho cuidado con ella y llevar un control exhaustivo con análisis periódicos.

3 remedios naturales para la anemia

Una vez hemos descubierto qué es realmente la anemia, llega el momento de tratarla. En primer lugar, como siempre te decimos, es necesario que acudas a un especialista para que te ofrezca un tratamiento médico. Estos remedios que te proponemos aquí vienen genial para paliar los síntomas y ayudarte a recuperar los niveles correctos de glóbulos rojos en sangre. Además, todos son muy económicos y los puedes encontrar fácilmente.

Une el zumo de perejil con limón

La falta de hierro, como veremos, es una de las principales causas de la anemia. Lo que hace el zumo de limón es ayudar a nuestro organismo a aceptar mucho mejor el hierro gracias a la vitamina C que te proporciona. El perejil, por su parte, es una fuente de hierro por si misma. Así que, la combinación de ambas resulta perfecta para combatir el problema.

Para beneficiarte de este remedio, tendrás que cortar en trozos muy pequeños el perejil y unirlo, en una batidora, al zumo de un limón. Tan solo tendrás que batirlo bien, colarlo y beberlo. Así de sencillo.

Zanahoria y remolacha

Tanto la zanahoria como la remolacha son dos alimentos con una muy buena cantidad de hierro entre sus nutrientes. Así que, preparar un zumo de ambos ingredientes nos ayudará a tener una dosis adecuada en nuestro organismo. Para prepararlo, tendrás que cortarlas en trozos muy pequeños e introducirlas en la batidora junto con un vaso de agua. Es un remedio perfecto para tomar a primera hora del día porque, a parte, te ofrecerá una vitalidad extra.

Toma nueces y legumbres

Las legumbres, sobre todo las lentejas, son fuente indiscutible de hierro. Además, también lo son en ácido fólico y cobre. Con las nueces pasa exactamente lo mismo. Por tanto, incluir ambos alimentos en tu dieta puede venirte genial para mejorar el nivel de glóbulos rojos en sangre. Por cierto, no abuses, tampoco queremos sufrir un exceso de hierro o de vitamina B9. En el equilibrio está la perfección.

¿Cuáles son las causas de la anemia?

Entre las causas de la anemia podemos encontrar las siguientes. Todas ellas están relacionadas con el poder de producción de glóbulos rojos.

  • Una pérdida de sangre alta. De hecho, las mujeres son las más perjudicadas en este proceso ya que con la menstruación se es más propensa a sufrir de anemia. Sobre todo, en el caso de que sea muy abundante. La razón es simple, una pérdida de sangre conlleva una pérdida de hierro en nuestro cuerpo.
  • Un problema en la misma producción de los glóbulos rojos por parte de nuestro organismo. Puede deberse a problemas hereditarios o a problemas adquiridos. Los primeros, son mucho más difíciles de corregir y necesitarán de un tratamiento médico. En el segundo de los casos, será necesaria un control de la dieta para solucionar el problema. Resultará mucho más sencillo.
  • Una destrucción raramente rápida de los glóbulos rojos presentes en nuestra sangre. Debes saber que los glóbulos rojos son destruidos por nuestro organismo una vez  han cumplido su función. En ocasiones, esa destrucción puede ser anormalmente rápida y, por tanto, puede haber un problema en el bazo, el órgano que se encarga de esa misión.

Síntomas de la anemia

Para comprobar si realmente los siguientes síntomas son causados por la anemia, será necesario realizarse un análisis de sangre. De este modo, será la única visión objetiva que nos llevará a saber si realmente esa es la razón por la que suceden. Aun así, ante cualquiera de ellos, acude al médico:

  • Cansancio y fatiga generalizada. Te lo hemos comentado con anterioridad, los músculos no reciben suficiente oxígeno y, por tanto, están más cansados.
  • Un pulso mucho más acelerado. Nuestro organismo es muy listo y para conseguir compensar esa falta de oxígeno se encargará de bombear la sangre más rápido.
  • Piel más pálida de lo habitual. Viene dado por la bajada de los niveles de hemoglobina y los fallos de oxígeno.
  • Hipotensión (tensión arterial baja). Se da en los casos en los que ha habido una pérdida de sangre importante.

Cómo prevenir y evitar la anemia

Suele ser muy sencillo y basta con llevar una dieta equilibrada que esté compuesta por todos los nutrientes que nuestro organismo necesita. Puedes apostar por lo siguiente:

  • Añadir a tu dieta alimentos con alto grado de hierro y vitamina B.
  • Incluir también frutas y verduras que tengan vitamina C entre sus nutrientes ya que ayudarán a asimilar mejor el hierro.
  • Llevar un control total de la curación de las heridas que podamos producirnos como, por ejemplo, en el caso de un corte.

¿Cuál es el tratamiento para curar la anemia?

Te lo hemos avanzado en el punto anterior. El tratamiento pasa también, como te podrás imaginar, por la alimentación. Eso sí, hay más.

  • Alimentación correcta y toma de suplementos. Es lo primero que te dirá tu médico. Tendrás que cambiar tus hábitos alimenticios y, en caso de que aun necesites más, deberás incluir suplementos alimenticios en hierro y vitamina B12.
  • Medicación. De normal con la alimentación es suficiente para solucionar el problema. Si no es así, el médico podría recetarte medicinas que ‘ayuden’ a tu cuerpo a aumentar la producción de las células.
  • Intervención. Bueno, realmente, hablamos de una transfusión de sangre que podría llegar hasta el trasplante de células madre, de médula ósea e, incluso, pasar por cirugía. Aquí ya estamos hablando de los casos en los que la anemia sea mucho más grave.

En definitiva, nuestro consejo principal es que una vez notes algunos de los síntomas que te hemos comentado, acudas a un especialista para realizarte un control médico. Los tres remedios caseros para la anemia que te hemos comentado pueden ayudarte a subirlos y a tratar de evitar en gran medida los síntomas.

Remedios para la anemia
Media de votos

Deja tu comentario