Remedios caseros para la ansiedad

La ansiedad viene prácticamente sin avisar. Si has llegado hasta aquí es porque realmente necesitas remedios caseros para la ansiedad que te ayuden a paliar los síntomas y consigan superar la situación a la que te estás enfrentando. En este post, te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad se define como un trastorno. Aunque no lo sepas, afecta a millones de personas en todo el mundo aunque suele darse sobre todo en países desarrollados. Pánico, estrés, trastornos obsesivo-compulsivos, dificultad para respirar o agobio, son las principales características que la acompañan. Es una enfermedad bastante grave ya que, en casos muy extremos, puede llevar incluso a que el afectado no pueda tener una vida normal.

6 remedios naturales para la ansiedad

Estos remedios que te vamos a comentar están pensados para que te sientas mucho mejor contigo mismo y puedas conseguir superar esa situación de estrés.

Lavanda

Su aroma es especialmente relajante y por ello resulta esencial para casos de estrés. El aceite esencial de lavanda puede convertirse en tu mejor aliado. Si quieres un truco, tan solo tendrás que echar unas gotas en la almohada cada noche y verás como descansas mejor. También puedes realizar inhalaciones durante unos minutos calentando mucho una infusión y aspirando su vapor. Sea como sea, te ayudará.

Manzanilla

Si eres de las personas a las que el estrés y los nervios le afectan al estómago creando retortijones o incluso náuseas, esta puede ser una solución perfecta para ti. La manzanilla tiene un efecto calmante que te proporcionará un mayor bienestar. Te aconsejamos que te la bebas bien caliente después de cenar y lograrás conciliar mejor el sueño.

Pasiflora

Lo mismo ocurre con la pasiflora. De hecho, era muy usada por nuestras abuelas como remedio para calmar la ansiedad. Eso sí, en este caso pregunta bien a un experto cuáles son las dosis a tomar ya que un exceso puede ser perjudicial.

Valeriana

Uno de los remedios más utilizados sin duda gracias a sus propiedades sedantes. Puedes tomarla tanto en aceite, como en infusión o pastillas. Escoge el método que mejor se adapte a ti y notarás muy pronto los beneficios.

Pásate al edulcorante natural

Es posible que te sorprenda este remedio. El azúcar refinado puede hacer que tu nivel de ansiedad suba ya que se trata de una sustancia adictiva. Por eso, te recomendamos que te pases al sirope de agave o a la miel. Te irán mucho mejor.

Baño caliente

Un baño relajante sienta bien siempre. Y, por supuesto, en caso de ansiedad todavía más. Llena la bañera, echa sales marinas y aceites esenciales que te gusten y te hagan sentir mejor y quédate dentro un buen rato. Saldrás como nuevo.

Consejos para superar la ansiedad

A continuación te vamos a dar otros remedios caseros (esta vez sin ingredientes) que te ayudarán a controlar tu ansiedad. Son acciones que no cuestan nada y que te serán de gran utilidad.

Haz ejercicios de respiración. En muchas ocasiones no nos damos cuenta pero respiramos fatal. Respirar bien nos lleva a que nuestros pulmones reciban más oxígeno y, a la vez, nos calman en caso de estrés. Dedicar unos minutos al día a respirar ‘bien’ es muy importante. Para ello, inspira y espira de forma lenta y dedicándole tiempo a cada acción.

Ejercicios de relajación. ¿Has pensado en apuntarte a yoga o pilates? Si no tienes tiempo tranquilo, te damos un ejercicio. Túmbate sobre la cama y empieza estirar lentamente cada parte de tu cuerpo para destensar los músculos. Ayudará a liberar tensión.

Haz deporte. Seguro que lo has oído alguna vez. Hacer deporte te activa la llamada ‘hormona de felicidad’. Vamos, que crea endorfinas que consiguen que te sientas mucho mejor. Para ello, haz deporte un rato cada día. Ve superándote y marcándote objetivos. La lucha por mejorar hará que te sientas mucho mejor.

Descansa como toca. Dormir entre siete y ocho horas es necesario para eliminar los problemas de estrés y ansiedad. Usa alguno de los remedios caseros que te hemos comentado para poder descansar y, sobre todo, mantén totalmente apagados los aparatos electrónicos que puedan molestarte o a los que te encuentres adicto durante el día.

Dedícate tiempo a ti mismo. En ocasiones nos metemos en un bucle que nos lleva de casa al trabajo y del trabajo a casa. Eso hace que nuestra mente no desconecte y nunca llegue a descansar. Por eso, busca un hobby como pasear, pintar o leer. Acciones que te relajen y que hagan que tu mente se aleje de los problemas. Por cierto, una quedada con amigos y reír mucho tampoco viene nada mal.

Escribe un diario. Funciona, te lo aseguramos. De este modo serás consciente de tu día a día y descubrirás aquellas cosas que te crean esa sensación. Para ello, antes de ir a dormir, anota en una libreta tus sentimientos y tus miedos. Identifica esas situaciones que te hacen sentirte peor y busca esa solución que te lleve a solucionarlas. Puedes, incluso, tener un blog anónimo en el que consigas mostrarte como te sientes y encontrar personas en tu misma situación.

Acude a un especialista. Ir a un psicólogo no es nada malo. No lo asumas como una derrota. De hecho, están ahí para ayudarte a solucionar tus problemas y, sobre todo, a saber cómo poder enfrentarlos. Busca un terapeuta que te ayude. De hecho, ¿sabías que hay gente que lo tiene como una rutina y acude cada poco tiempo a una visita? Le ayuda a desahogarse y a ver la vida de otra forma.

Causas de la ansiedad

La ansiedad generalizada viene dada sobre todo por una situación de estrés o por la imposibilidad a la hora de afrontar un problema. Pero, además, existen otro tipo de situaciones como fobias o pérdidas que pueden desencadenar en una ansiedad transitoria. En caso de haber vivido un hecho traumático o disponer de un trastorno Obsesivo-Compulsivo, también pueden ser razones para sufrirla.

Síntomas de la ansiedad

Se puede descubrir por los siguientes:

  • Se aumenta nuestra presión sanguínea.
  • Pueden haber palpitaciones moderadas o fuertes.
  • Miedo y ataques de pánico frecuentes.
  • Sudoración y escalofríos.
  • Náuseas y dolores de estómago.
  • Contracción o parálisis de algunos de los músculos.

Tratamiento para la ansiedad

Como te podrás imaginar, al tratarse de una enfermedad mental el tratamiento depende mucho de cada uno. La voluntad por superar el hecho y la ayuda de un especialista pueden ser claves a la hora de conseguir sentirse mucho mejor. Es cierto que existen medicamentos que pueden controlar la ansiedad pero la voluntad individual resulta clave.

A la hora de querer tratarla puedes ayudarte de los remedios caseros para la ansiedad que te hemos comentado. Seguro que te ayudan a sentirte mucho mejor.

Remedios caseros para la ansiedad
Media de votos

Deja tu comentario